Los mercados esperan un rebote del dólar, por eso hubo pases de plazos fijos a bonos que ajustan por el dólar

La baja de la semana pasada fue forzada y limitada. Octubre fue el mes de mayor caída de reservas y depósitos en divisas

El viernes las reservas subieron por primera vez después de seis ruedas en bajas. El alza fue mínima; apenas USD 8 millones y quedaron en USD 39.857 millones. El balance, viendo estos números, es que el Banco Central perdió USD 964 millones en reservas en 7 ruedas para bajar $ 14 al dólar “blue” o libre; $ 19,44 al dólar Bolsa o MEP y $ 27 el contado con liquidación.

Las caídas son notables, pero no marcan una tendencia a la baja. Se lograron con enormes ventas de bonos del Banco Central y organismos oficiales y con la ayuda de empresas exportadoras que alimentaron, a pedido del Gobierno, la oferta. Tampoco hay que menospreciar la potencia de los teléfonos oficiales sobre los siete principales agentes de Bolsa para que no arbitren las operaciones con lo que le restaron volumen al mercado. Como dato final, estuvo el control de cada operación por parte de la Comisión de Valores donde se anotaban montos, fecha, nombres de los compradores y vendedores que, si bien no tenía consecuencias fiscales porque son operaciones en blanco, lograron intimidar a algunas empresas.

Lo cierto es que la baja del precio favoreció al mercado porque le abarataron el «Dolar Fuga», como se llama al contado con liquidación. O sea, que sacar los dólares al exterior tuvo un precio de ocasión inesperado. La tendencia al alza sigue al acecho y eso se reflejó el viernes cuando costaba abatir al contado con liquidación y el Banco Central, que se había relajado con la venta de bonos, en los siete minutos finales de la rueda, salió al mercado con una cantidad exagerada de bonos que hizo que esta divisa se derrumbara.

El “blue” aceleró su devaluación en las últimas ruedas porque el tenedor de estos bonos es una mano chica que espera el mejor momento para vender. Esperanzado en que la divisa rebote, se quedó con los dólares hasta el viernes cuando salieron a venderlos masivamente y lo hicieron bajar $ 6 a % 169.

La brecha sigue por encima de 90% con el dólar que se la compare y las expectativas de devaluación del mercado no variaron. Por eso los grandes demandantes de bonos, además de las compañías de seguro que están obligados a tener activos en pesos, fueron los fondos de i8nversión a plazo fijo de los bancos. Y aquí está la contraicción si el dólar está bajando quien quiere bonos que ajusten por el valor de la divisa en pesos. En la última licitación, por caso, se colocaron bonos dolar linked por el equivalente a USD 1.666 millones, cuando el Tesoro pensaba recaudar USD 1.000 millones. La sobreoferta explica la falta de fe en que continúe la baja del dólar.

El Banco Central

Un camión de caudales, frente a la entrada del BCRA
REUTERS/Martin AcostaUn camión de caudales, frente a la entrada del BCRA REUTERS/Martin Acosta

El Banco Central tiene que resistir esas presiones porque los bonos emitidos que indexan por el precio del le pueden costar una fortuna en renta al vencimiento. Por eso muestra una imagen de fortaleza en el mercado oficial, donde el dólar mayorista subió apenas 2 centavos a $ 78,33. En todo el mes se devaluó 2,82% es decir menos que la inflación que se espera para el mes que acaba de finalizar. Es más, el viernes debió vender USD 40 millones a los importadores para que no acudan a los mercados alternativos del dólar.

Si la baja del dólar se hubiera dado por la confianza de los inversores en el gobierno no seguirían cayendo los depósitos en dólares que quedaron en USD 14.784 millones al lunes de la semana pasada. En 27 días de octubre cedieron USD 1.365 millones y no hubo un solo día del mes en que no hayan bajado.

Haciendo el promedio de caída diaria en 18 días hábiles de octubre, el promedio de salida diaria de depósitos es de USD 76 millones o sea que por este rubro las reservas pierden al menos USD 50 millones por día. El Central está lejos de llegar a la brecha deseada por el Gobierno y está quemando sus últimas naves y apostando a supuestos que no son de fácil cumplimiento como llegar a un acuerdo con el FMi no solo en el corto plazo, sino que además signifique un desembolso adicional de dólares. Tampoco puede apostar a que el agro vaya a liquidar más divisas de las que está liquidando diariamente. Ellos venden lo que necesitan para hacer frente a los gastos ordinarios porque esperan una devaluación.

Pero hay más datos que refuerzan que es una baja que no tiene un largo recorrido por delante. El riesgo país el viernes llegó a tocar los 1.500 puntos básicos y antes de finalizar la rueda cerró en 1.482 puntos. Esto implica una fuerte caída del precio de los bonos de la deuda recién emitidos. Por otra parte, de los USD 1.524 millones de reservas que se perdieron en octubre, USD 964 millones, o esa el 37% de la caída, se produjo en las últimas siete ruedas. De más está decir, que octubre fue el mes de mayor baja de reservas y depósitos en dólares. En octubre, significó el 30% de las caídas de las reservas de todo el año.

Esta primera semana de noviembre servirá para ver la resistencia del mercado a la baja del dólar porque aparecerán compradores que querrán cubrirse a estos precios.

Fuente: Infobae

Compartir