INVERTIR EN ACCIONES: LA MEJOR ALTERNATIVA DE LARGO PLAZO

El arte de invertir tiene como objetivo transportar ahorro presente en mayores ingresos futuros. Para ello, las personas buscan instrumentos que les permitan depositar su dinero de manera tal que la tasa de interés y el tiempo realicen su trabajo en forma armónica.

Por Marcelo Lezcano, Economista y Master en Finanzas. Co-Fundador de Catalaxia

Invertir en acciones es una posibilidad que está al alcance de todos y es la más rentable en el largo plazo. Jeremy Siegel (2014) en su libro Stocks for the Long Run realiza un detallado análisis de por qué invertir en acciones en el mercado americano es más rentable que cualquier alternativa. En su estudio, determina que haber invertido un dólar estadounidense en 1822 en la bolsa americana se hubiesen transformado en un millón treinta y tres mil cuatrocientos ochenta y siete dólares en el año 2014. Por otro lado, las alternativas de inversión como los bonos del gobierno estadounidense se hubiesen transformado en mil seiscientos cuarenta y dos dólares en el mismo periodo. Muy por detrás las letras (instrumentos de corto plazo) los cuales implicarían un monto final de doscientos setenta y cinco dólares. En anteúltimo lugar se encuentra el oro, el cual es un instrumento que ayuda a preservar el valor de compra de los ahorros a lo largo del tiempo que implicaría tres dólares de 1822. Finalmente, la peor inversión es mantener dólares en efectivo, ya que la inflación corroe su poder de compra, un dólar guardado alcanzaría para comprar sólo un 5% de lo que hubiera comprado una persona con el mismo dólar en 1822. 

Figura 1.1

Retorno real de acciones estadounidenses, títulos del gobierno americano, oro y dólar desde 1802 a 2014

Nota. El gráfico representa el retorno de los distintos activos del mercado estadounidense, descontados por el índice de precios al consumidor de Estados Unidos. Tomado de Cobas (https://www.cobasam.com/es/la-renta-variable-es-el-activo-mas-seguro-y-rentable-a-largo-plazo/)  cuya fuente original fue Jeremy Siegel, Stocks for the Long Run (p. 120) 2014.

Argentina, a pesar de las crisis recurrentes que presenta en materia económica y financiera, brinda una volatilidad que bien puede ser utilizada por las personas para multiplicar sus ahorros. La ciclicidad de la economía nos sitúa hoy en un valle o depresión de la cual se empieza a alejar suavemente. Esto implica que las empresas que operan en la bolsa argentina se encuentran cotizando a precios muy bajos en comparación con las ganancias que generan. Es por ello, que estamos ante una situación que se repite en muy pocas ocasiones a lo largo de los años.

Medida en dólares (contado con liquidación) el Merval tiene un valor de 470, muy similar al registrado el 01 de agosto de 2013. El cambio de perspectiva política y económica en ese momento llevaron a una fuerte suba hasta alcanzar los 1.843 dólares el 02 de enero de 2018, es decir en promedio las acciones se multiplicaron por cuatro.

En el mercado local podemos encontrar muchas empresas en el país que cotizan a valuaciones relativas muy bajas (baratas), con bajo nivel de endeudamiento y con ganancias que tienen buenas perspectivas. Esos tres elementos configuran nuestro trípode fundamental para seleccionar empresas y mantenerlas en los próximos años para así incrementar el capital.

Compartir